Subconscientes...

24 de julio de 2012

No quiero

Imágenes de "Getty Images"
No quiero ir de la mano, cenar con él, que me hable de amor, ir a la compra o ver una peli poniéndonos ciegos a palomitas. No quiero ir al cine, comer hamburguesas, dar un paseo, ir a fiestas de cumpleaños, a comidas familiares…

No quiero que me cuente su día en el trabajo, qué ha comido, qué ha dicho su jefe, si sus resultados son buenos, si va a tener un ascenso o si alguien le está haciendo la vida imposible.

No quiero hacerle la cena, ni cocinar juntos, ni ver su cepillo de dientes junto al mío. No lo quiero roncando al otro lado de mi cama, ni lavar su pijama con la ropa oscura.

Quiero que llegue a mi casa y me coja del cuello, me empuje contra la pared bruscamente, me bese dejándome sin respiración, me destroce el vestido, me rompa la ropa interior y me coja en volandas, desnuda, para recorrer mi cuerpo con su boca, mientras yo, me agarro al pasamanos de la escalera. Y cuando me haya mojado completamente, quiero que me monte una y otra vez: Primero en el salón, después en mi habitación, haciéndome gritar de placer, despertando a los vecinos, metiéndome sus dedos en la boca para callarme, chistándome al oído.

No quiero que quede una estancia libre sin sus fluidos mezclados con los míos, dejando su vello rizado en mi cama, como recuerdo. Quiero que mis sábanas se empapen de su sudor, de sus hormonas batidas con las mías.

Y cuando me sienta exhausta y todos mis músculos hayan notado que ha pasado como un caballo en celo por mi cuerpo, quiero que me deje dormida, magullada de placer, escucharle que recoge sus cosas… y vuelva a casa con su mujer.

23 comentarios:

  1. Ufffffffffff!!!! Eso es imaginación y lo demás son tonterías.
    Muy bueno, tocaya!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...bueno, me temo que exacto, es todo imaginación!

      Eliminar
  2. Pues pasará como en aquella película de Marlon Brando, al final bailaréis un último tango sin compás... ¡pero que nos quiten lo bailao!, jajajajaj.

    Placer, placer, placer... Besos y más besos que te mando, y creo que los mando al sitio apropiado. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que no he visto la peli...

      Más besos para ti!

      Eliminar
  3. Yo qué intento mantener "a raya" a mis emociones, cada vez qué leo estos textos ¡¡me fluyen como un géiser!!...
    En este relato, no me importaría ser el personaje, (como supongo qué a muchos) en el qué los tabúes, complejos y miedos en general, no caben.

    Te vas superando Ana!! ¿realidad o sueño?... solo tú lo sabes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué mantener a raya tus emociones? Hay que liberarse, hombre! ji ji ji...

      Eliminar
    2. Las controlo, pero no las reprimo ;)

      Eliminar
    3. Ah, vale, vale...jajaja Pensaba que... ;-)

      Eliminar
  4. amén, niña. Y no digo más.
    bueno, sí digo: creo que eso es lo que queremos todas. Habrá que ver lo que quieren ellos jaja que seguro que será más o menos lo mismo. Es que la rutina es mu mala...
    y tu relato mu bueno. Y caliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que aquí coincidimos, eso sí, cuando somos ya todos muy maduros, eso fijo. Un besazo!

      Eliminar
  5. Qué pena que yo no tenga baranda en casa coño!!! jajajajaja.
    ¡Fantático! (como fantasía y como texto) ahora... no me gustaría a mí pillar a esa haciendo eso con mi pareja... la mato vamos.

    ResponderEliminar
  6. Ahhh y a él también...jajajajajajaj

    ResponderEliminar
  7. Qué envidia me ha dao la tía... ufffff ahora que lo he vuelto a releer... hija puta que suerte... jajajajajajajajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja...ya me extrañaba a mí tanto dominio...

      Eliminar
  8. que suerte desde luego, de ella y de él. tener una mujer así, con esa pasión... es un lujo, y lo mejor para ella... no tener que aguantar nada mas. me encanta ese final tan intesperado, tan... bueno un hermoso saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuánta pasión tiene esa señora!
    Y además, es conformista: se conforma con la lujuria y el desenfreno carnal. Y la rutina y los problemas, se los manda a la esposa.
    Ella sí que sabe compartir.
    Cachondeos aparte: ¡Por fin, un texto picante! (que me ha hecho sentirme mojada) :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mojada (fememino singular), pasivo del verbo mojar, del latín... bueh, eso ya no lo sé, que sólo dí un año de latín en BUP y sólo me acuerdo del "rosa-rosae" (y porque era el nombre de una discoteca).
      Pero vamos, que lo he puesto a conciencia, en solidaridad con las mujeres.

      Eliminar
  10. Jajaja, ok, es decir nos dejas aquí tu lado más gay... Si es que desde que te nos depilas...

    ;-P

    ResponderEliminar
  11. Excelente!!!! Me encantó este post!

    ResponderEliminar
  12. Fantastica entrada, chica.
    Al pan pan y al vino vino, jaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Ups! O..O ¿Y eran viejos éstos? O..O
    jajajaja ¡¡creo que entré en el blog equivocado!! jajaja ¡¡Porque me parece a mí que aquí no es donde hablas de la vejez... ¿verdad? ! :D
    Pero bueh! así... tempranito por la mañana... esto es mucho más estimulante...¡dónde va a parar!
    JAJAJAJAJAJA Vine por huevos y me llevo castañas...¡¡¡y me ha encantado!!! jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que los "viejos" te han sorprendido un poquito (y que no has dejado de leer, jodía) jaja.

      Besos

      Eliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas