Subconscientes...

13 de noviembre de 2012

La llamada inesperada.

(Getty Images)
Sonó el tono del móvil sobresaltándola y dudó en presionar el botón verde. Finalmente contestó más extrañada que fría, sabiendo perfectamente de quién se trataba.

Habían pasado diez años sin saber de él y ahora, sin más, aparecía de la nada. Su confusión fue aún mayor porque días atrás había soñado con él sin venir a cuento. Daba la sensación de que un torrente de telepatía le había arrastrado hacia ella, saliendo de su propio subconsciente y rescatándolo del pasado, conviertiéndolo en real.
 
La conversación deambuló sobre cotidianidades: que si el trabajo, que si la salud, y por supuesto, la familia. La vida había pasado muy deprisa para ambos; mentalmente pesaba un siglo, en cambio, seguían riendo al unísono las mismas bromas, los mismos chascarrillos e ironías que una década atrás les había hecho vibrar.

- Te preguntarás por qué te llamo -, atajó él.
- Bueno, de ti me espero cualquier cosa.
- Verás, durante estos diez años he pensado en llamarte varias veces. Luego me da cierto respeto y acabo colgando el teléfono. Pero vamos, ya puestos, quiero decirte que aún guardo nuestra historia como un grato recuerdo. Me acuerdo mucho de nuestras cosas.
- ¿Si? ¿Qué cosas? –, preguntó con cierta coquetería mientras se inflaba su ego como un globo de helio.
- Pues recuerdo nuestras charlas, nuestras risas…pero sobre todo recuerdo tu piel, tu sabor.

Ella callaba, escuchándolo. No parecía querer respuesta y le dejó continuar.

- Aún me acuerdo de nuestros encuentros, de tu manera de besarme, de cómo te agarraba el culo con ambas manos mientras te follaba de pie, contra la pared. Tus gemidos en mis tímpanos, volviéndose gritos, y esa forma tuya de moverte. Eras una máquina.
- Mira tú quién fue a hablar... Lo nuestro no se acabó por falta de pasión -, dijo ciertamente sorprendida.
-  Es verdad. Y también me vienen escenas de cómo pasabas lentamente tu lengua por mi espalda, poniéndome el vello de punta y teniéndome constantemente erecto. Es increíble que después de todo este tiempo aún tenga esa sensación fresca en mi memoria.
- Vaya, yo…
- Y esa forma de correrte en mi boca. No he saboreado todavía un postre mejor.

Perpleja, no daba crédito a que él tuviese ese poder de sacar a la luz aquellos recuerdos que yacían enterrados tan profundamente. Los había sepultado dentro, muy adentro en su interior, no dejándolos que aflorasen en vano, habiéndolos momificados en algún lugar de su cerebro. Y ahora venía él a revolver todo, confundiendo su instinto animal con su razocinio humano; mezclando sentimientos lejanos y ambiguos con el presente firme que pisaba hoy día.

No la dejó hablar mucho. Casi podía notar su respiración en el cuello, escuchándole inhalar más rápido de lo normal. Si seguía siendo el mismo de antaño, podría asegurar que ya estaba excitado.

- Bueno, aquello fue increíble, sí. Es cierto que éramos dos animales en celo -, trataba de razonar su parte cabal - pero aquello se acab…
- Si, claro, si por mí hubiera sido habría durado eternamente. Pero nada es para siempre -, dijo con un gran suspiro.
- Sí, la vida sigue -, contestó ella tratando de volver al presente.
- En fin -, dijo con un paréntesis en su voz- simplemente deseaba decírtelo, hacértelo saber y también otra cosa más: Me caso.

El silencio se hizo espeso, delator, imponiéndose como una fría losa entre los dos durante unos instantes que parecían no tener fin. Aquel que había puesto todo su orden patas arriba, transportándola a otra época de gozos y penumbras, de golpe y porrazo la trasladó a la cruda y áspera realidad de igual manera: Con un golpe de voz.

Tras esa larga pausa procesando la noticia, le dio la enhorabuena deseándole lo mejor. Luego, absorbió de vuelta a su lugar aquellas escenas que hasta hacía unos instantes habían sido custodiadas celosamente dentro de ella.

Al menos necesitó dos horas para tratar de enfriar su cuerpo, ya tibio, tras aquella inesperada llamada. Su mente, necesito bastante, bastante más.


26 comentarios:

  1. Guau...me sonó a estocada mortal...
    Uno espera cualquier cosa menos ese final!
    muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. Joder! Ese tío es un cabrón y un hijo de puta, yo me hubiera enfriado en un par de segundos por el cabreo. Será imbécil! Si tenía añoranza que se hubiera hecho una paja.
    Besos Ana, disculpa, sé que sólo es un cuento, pero hay gente que hace tonterías así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya sé que hoy no estás en tu mejor día. Y sí, es un cuento, con toques de realidad, pero un cuento. :-)

      Eliminar
  3. Qué quería un regalo de boda o algo parecido??? Eso es tener mala leche.
    Te ha quedado genial, tocaya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, los hay quién antes de la boda quieren saber sí aún hay puertas abiertas del pasado, no vaya a ser que se ...jajaja. Gracias Anita

    ResponderEliminar
  5. yo veo un cierto despecho de él detrás de esta histórica relación, sino no tiene sentido la llamada, a no ser que realmente no quiera casarse y esté buscando en su "armario" razones para no hacerlo...fantástico relato, de miel y linaza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que es más bien la segunda opción.

      Gracias por el comentario, Corso, y bienvenido!

      Eliminar
  6. Algo cabroncete el tío, por sacar de su memoria esos momentos ¿irrepetibles?... dejándole a ella algo mojadita.

    Muy bueno Ana!! Ah! y esas interrogaciones, es por si cabe la posibilidad de qué se repitan ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repetirse? Lo mismo en otra trilogía...jajaja. Gracias Manué!

      Eliminar
  7. Le faltó invitarla a la boda. Quizá habría sido una buena dama de honor. O, aún mejor, la madrina. Y, ya puestos, en la ceremonia o durante el banquete, que hubiera dicho unas palabras sobre las "habilidades" del novio.
    Me ha encantado el relato, tokaya. Como en todos, no sólo es la narración de lo físico sino que siempre buscas un trasfondo, una situación.
    Besicos

    ResponderEliminar
  8. jajaja, si, claro, pero mucho me temo que la novia ya estaba puesta al corriente de esas dotes...Eso fíjo!

    Un besaco para ti!

    ResponderEliminar
  9. Nos pones con este relato la miel en los labios, tan sólo con un recuerdo erótico. Pero es interesante el guión, la historia.
    No sé qué pensar... yo no haría nunca esa llamada, me dan ganas de vomitar si pienso que hay gente así. Y de ser yo el receptor, si fuera al revés, me hartaría de reír.
    Muy bueno. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hombre, tanto como ganas de vomitar, Luigi... jaja. Está claro que el texto ha sido controvertido. Yo me lo hubiese tomado de otra manera. Como despedir de lejos un tren que se va y decirle adiós con la mano...Ciao, ciao! jajajaj.

      Besotes.

      Eliminar
  10. Así son ellos, te llaman después de un montón de tiempo, te lo desbaratan todo y te dicen que están felizmente casados o que van a casarse en breve...
    Me encantó el relato, sobre todo por lo realista, vamos, que lo he vivido tal cual. Mejor tenerlos lejos, y no recaer desde luego (porque también está el que te hace esa llamada pero te quiere de amante)
    Buenísimo Ana, besito

    ResponderEliminar
  11. A mí el me ha dado un poco de pena. No se atrevió a llamarla en todo ese tiempo y es obvio que no la ha olvidado. Habría que saber las causas de la ruptura de esa relación, qué tipo de pareja eran...
    No encuentro extraña ni patética esa llamada, más bien nostálgica. El relato es muy guay y los polvos que echaban uffff sin palabras...jajaja... Igual hasta habría que rememorarlos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me gusta ese punto de vista tan emocional y carnal! Un gustazo tu opinión, como siempre. Beso

      Eliminar
  12. Me gusta; es en el fondo un relato descarnado, duro...incluso con cierto toque cabrón, el de la vida misma. Me gusta tambien esa puerta que dejas a una posible (o no) continuación...esta chapó así, pero puede retomarse, es decir, relato abierto, no? (joder, que lio me estoy haciendo, coño)
    Eso, que muy bueno :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se ajusta bastante a la vida real, cruda y descarada.

      Gracias por seguir aquí, Caste.

      Eliminar
  13. ¡¡Pues que putada!! Y estoy de acuerdo con los demás, yo me hubiese enfriado en cero coma..., que cabrón.

    Y ella tardó en olvidarlo 19 dias y 500 noches...

    ResponderEliminar
  14. jajajaja...Qué buen final! Un beso, niña!

    ResponderEliminar
  15. A veeeeeer! Mi Ana, pase por recepción a recoger un regalo

    http://patchworkdeideas.blogspot.com.es/2012/11/premio-si-lo-quieres-lo-tomas-y-si-no.html

    ResponderEliminar
  16. ¿¿¿¿Y yo porque no estoy suscrita a este blog?????
    Cada día estoy peorrrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naaaa, que me tienes abandonaíta!!! Un besote!

      Eliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas