Subconscientes...

9 de junio de 2013

Fuiste tú.





Fuiste tú el que decidió desembarcar de aquel bote que apenas empezaba a navegar.

Fuiste tú el que decidió alejarse, darle espacio, huir de su vida, de su entorno, de su existencia. Eras tú el que no se veía inmerso en su día a día, en sus rutinas. Tú, el que se sentía extrañamente sosegado. El que optó porque ella dejara de ser suya. Tú el que tuvo pánico, agobio de su propio agobio, el mismo que se atormentaba por dar un paso más.

Y fuiste tú el que elegiste el sendero que era sólo de ida. Ése mismo que indicaba que no había punto de retorno.

Y ahora de pronto, evocas aquellos días en los que deduces que no sabías en qué pensabas. En los que ahora no la hubieras dejado marchar. Hoy ves que fuiste un necio, que hubieses sido feliz, que con ella te hubiera gustado tener algo más intenso. Es hoy cuando te fustiga esa inseguridad y ese pavor que te tenías tan solo a ti mismo.

Hoy le murmuras confidencias casi al oído, contándole cómo la deseabas, callado, tras verla marchar, reparando, sumiso, en cómo otros ocupaban tu lugar. Ahora le hablas de las veces que la has añorado, de cómo hubieses lamido sus penas, brindado sus glorias; cuántas veces la soñaste, te masturbaste pensando en sus pechos, cabalgado su cuerpo una y otra vez,  fundiéndote hasta dentro, licuándote entre sus poros.

Ahora le explicas que la observabas desde lejos, que buscabas si había aún alguna señal en ese mismo sendero que elegiste en el pasado, alguna huella que indicase el camino de vuelta.

Eres tú el que a destiempo te sinceras, sabiendo que es en vano, que ella ya nunca será tuya y que ahora es tarde para afrontar tus recelos, tus miedos, tus dudas.

Tú, el que tan claro lo había visto, el mismo que entiende que ahora es imposible revivir todo aquello. Tú el que acepta que ya es tarde, rematadamente tarde, tú.

20 comentarios:

  1. pues sí... él se lo perdió.
    a veces uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde.
    me ha gustado mucho el color de tu texto... muy bien escrito dando la fuerza a las palabras que llevan esa fuerza
    un gran abrazo
    carlos

    ResponderEliminar
  2. Niña qué bonito como lo cuentas. Ains, esas cosas pasan después del tiempo, se arrepienten de haber tomado una decisión y creen que pueden volver atrás como si se pudiera borrar todo lo pasado.
    Conozco muchos así.
    Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay veces que se ven las decisiones erróneas con el paso del tiempo.

      Un besito.

      Eliminar
  3. Muy buen texto, con toda esa emoción contenida, la frialdad de la indiferencia chocando quizás con la rabia de "lo que pudo ser".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luni, ya sabes, lo que pude ser se queda siempre en el camino...

      Un beso.

      Eliminar
  4. Nos arrepentimos más de lo que no hacemos que de lo que sí. El miedo nos hace perder cosas y personas y luego lo lamentamos. No nos dan manual de instrucciones cuando nos traen a este mundo.
    Buen texto. El primero tuyo que me gusta este mes ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que nos den mal el manual de instrucciones, es que no nos ayudan a leer la letra pequeña, me temo.

      Vaya, ya veo que eres duro de pela (primer texto que te gusta de este mes? Exigente! jaja).

      Besitos.

      Eliminar
  5. A joderse, y yo que me alegro, tanta cobardía y tanta indecisión... A la porra!
    Lo siento, debería ser capaz de comprenderlo y sentir aquí también empatía, pero es un perfil concreto que me toca el kiki.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es todo producto de la inmadurez, supongo. Al final está claro que por h o por b las cosas son como son por algo.

      Besos!

      Eliminar
  6. Así es, los agobios ciegan la realidad, creemos que el otro es la causa, y abandonamos. Al tiempo descubrimos que hemos perdido, y que nos equivocamos al elegir. Mala suerte, ha tenido ese Tú.

    Un abrazo, Toc. Genial entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso "Tú" abandonó porque estaba cagado y sólo con el tiempo ha visto que fue un cobarde.

      Pero ya es tarde... C'est la vie!

      Eliminar
  7. Desembarcó en el puerto "equivocado". Con el tiempo quiso volver a embarcarse en el mismo barco... cuando acudió de nuevo al puerto, observó como se alejaba aquél barco... llegó tarde!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gran analogía has hecho! jajaja. Perfecta, Manu!

      Besos

      Eliminar
  8. Primer texto en el cual me siento identificado.

    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Ese "Tú" es tipicamente masculino y tú lo has explicado magníficamente. :D
    Besazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas