Subconscientes...

17 de septiembre de 2013

No era tu cuerpo





No era tu cuerpo, duro y musculado, o la desbordada sed con la que me bebías, atragantándote a grandes sorbos. Tampoco tu lengua, larga y experta, llegándome muy dentro, succionando mis pliegues para después, entre mis lágrimas, lamer también mis heridas. No era esa verga, enorme y puntiaguda, que me trituraba sin descanso hasta estallarme por dentro. Ni siquiera aquel fuego quemándome viva; ni el intenso ardor, al creerme deseada, lo que me ataba a ti.

Eran otras muchas cosas: tu mente inquieta, tus reflexiones, tus opiniones tan diferentes, tu abrigo, tus logros, tus éxitos, tu voz, tu independencia… 

Todo aquel tiempo empapándonos de nuestro propio sudor, robándonos el oxígeno el uno al otro, para seguir jadeando al compás de nuestras caderas. Una y otra vez, y después otra vez más. Toda esa descarga de tus fluidos invadiendo mi cuerpo, licuando mis poros, devorando mi boca...; todo aquello ahora está en el olvido.

Y rememoro súbitamente, el porqué te dejé, te aparté de mi vida, sin una palabra. Te enterré muy profundo, te alejé de mis días, de mis pensamientos lascivos, de mi rutina. Las palabras altivas, la vanidad engreída, la tolerancia vacía, la empatía perdida. Esa actitud soberbia que no soportaba; esa gran prepotencia, símbolo de tu ignorancia mezquina.

Hoy, sin querer provocarlo, surgió de nuevo en mi mente el por qué no seguimos;  esos tonos soberbios, el brutal egoísmo y esa rígida mente que ya no me cautiva. Y tras mucho callar y aguantar tus lamentos, no has logrado colarte de nuevo en mis sueños. Es entonces cuando ahora vuelven esas negras memorias, confirmando, una vez más, que no tolero tu vida, que no soporto tu idea, ni tu punto de vista, ni ese estúpido humor obsoleto que hace años que dejó de arrancarme sonrisas. Que no hay cambio ninguno. Que dejé de ser esa lerda ignorante que hace siglos que ya no te admira.

Que no era tu cuerpo, que no. Eran millones de cosas, que por cierto, eran mentira.

Que vuelvan, por Dios, todos esos recuerdos a su punto inicial: lejos, muy lejos, y terminen por fin de evaporarse cada uno de aquellos momentos en que, al parecer, yo no sabía ni lo que hacía.


31 comentarios:

  1. a veces, más de las que quisieramos, cuesta abrir los ojos a una realidad que no nos gusta, muchas veces no se hace, y otras, es tarde. Me gusta esta reflexión que has expuesto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, lo peor es saber que esa realidad sigue ahí y decides intentar hacer que no la ves. Al final todo cae por su propio peso...

      Besote.

      Eliminar
  2. Gran vuelta de tuerca final, gran pasión en tus palabras, las primeras ideas hacia una persona nunca suelen ser del todo ciertas, siempre hay que escarbar un poco, y en ocasiones confundirse, para terminar de conocer a alguien.Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Rendan, que anda perdido! Cuánto tiempo... Gracias por tus letras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perfecto!! describes como a veces nos vemos arrastradas por películas que nos montamos nosotras solitas por culpa de una situación... que afortunadamente es transitoria. Luego abres los ojos y te das cuenta de la gran mentira pero ¡que te quiten lo bailao! una experiencia más y lo inteligente es, como bien dices, darse cuenta de que eso ya es agua pasada.
    Besos!! madre mía que pasional es mi Ana por Dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me ha encantado tu última frase...jajaja. Como si tú fueras fría como el hielo...

      Besazos pasionales!

      Eliminar
    2. jajajajajajajajajaajajajajajajaj

      Eliminar
  4. DAS UNA VUELTA A LA TUERCA... EMPIEZAS A REMOVERNOS LAS HORMONAS Y PUES CAMBIAS DE REPENTE JAJAJAJA
    ESO NOS PASA A TODOS...A VECES NOS DEJAMOS LLEVAR POR ESA PRIMERA IMPRESION Y TERMINAMOS UFFFFFFF
    ABRAZOS.
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso ella constata por qué le mandó a hacer puñetas... Y es que la cabra siempre tira al monte, jaja. Un besote.

      Eliminar
  5. Con el tiempo las virtudes se convierten en defectos. Rebuscamos en el baúl de los recuerdos la causa por la que una vez, esa persona nos llenó. Con los ojos abiertos.... difícil empresa!!!
    Me preparas la escena y luego... zas!!!
    Muy bueno, Toc.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo además borras esos defectos y luego, al reencontrate, compruebas que el que es un gañán sigue siéndolo.
      oLa escena? Bueno, para que veas que no pesa solamente eso...

      Eliminar
  6. Para no ser, que bien lo describe. Jejeje.
    Sí, seguro que hacen falta otras cosas, pero tendrá que poner más convicción. O menos en lo físico.
    Un beso, blog-lega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, lo describe bien porque era lo primero con lo que ella se queda pero luego es insostenible...

      Besos, blog-lega (te ha molado, eh?)

      Eliminar
  7. Esa inocencia juvenil, que por falta de experiencia, nos maravilla.

    Luego, despiertas a la realidad...

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, no sé si tiene que ver aquí la juventud, Teo. Vamos, no había enfocado el tema desde ese punto de vista, pero bueno, si a ti te vale así, a mí también. :-)

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Jaja, tú crees? Cómo has llegado a esa conclusión? jaja

      Eliminar
  9. Me ha encantado la cadencia.
    No es prosa, es rima.
    Me ha recordado a los romances andaluces.
    Lo triste es que no puede olvidarlo :(
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, no sé qué me pasaba que me salía un soniquete y no había manera de dejar de rimar...

      Yo creo que sí lo olvidó, por fin dio carpetazo, a cal y canto...

      Beso grande.

      Eliminar
  10. Ana, es muy bueno este texto. Qué decirte... Todo depende de todo, y nada, pues... de nada.
    Salud y sexo, amor y respeto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, cómo te gustan los textos que están escrito con las tripas y las vísceras, eh? jajaja. A mí me pasa igual, y éste tiene casquería poco fina, además.

      Un besazo.

      Eliminar
  11. Es que ese bello lunar que corona el omoplato con el paso del tiempo se torna en verruga insoportable, y queremos volver a recordarla con cariño, pero cuando te das cuenta de que una verruga es una verruga aunque se vista de seda pues queda lo que queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, Dess y sus simplificaciones. Ole! Pa qué decir más? Mira que fácil se ve la vida desde tu lado del mundo!

      Besote.

      Eliminar
  12. Es raro que se vuelva a reproducir el pasado, y más cuando te ha dejado un sabor amargo en la boca. Sólo se quiere olvidar, dejarlo bien atrás.
    Me ha gustado mucho. Muy bien escrito.
    Bicos Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ohma. Viniendo de ti es un halago, de verdad. Tú que eres capaz de reflejar amor y odio en una sóla línea con tres palabras... Ays!

      Besazo!

      Eliminar
  13. Me parece un relato magnífico.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pitt (con un año de retraso), pero nunca es tarde...

      Eliminar
  14. Tan interesante como intrigante, incluso voy más lejos y diría que esa voz parecía estar hablándome para decirme, entre líneas algo que llevo pensando hoy...

    Bravo! Me ha encantado!

    No sabes cuanto me gusta leer textos así :D

    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final, todos estamos cortados por el mismo patrón...

      Besotes!

      Eliminar
  15. Soberbia prosa (no lo digo despectivamente, como soberbia era la insoportable actitud del dueño del magapene). Que haya hombres así, y luego se echen a perder... No somos nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final la venda de los ojos se termina por caer. No hay más ciego que el que no quiere ver, pero tarde o temprano las cosas se colocan en su propio sitio.
      Besos videntes.

      Eliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas