Subconscientes...

4 de octubre de 2013

Caperucita y el lobo dócil



Caperucita iba por el bosque paseando su nostalgia. Se encontraba muy deprimida y bloqueada. Su estado de ánimo subía, como una noria en el mes de agosto y bajaba nuevamente, tal que un globo que se pincha y se estampa contra el suelo. Sería la edad, sería la apatía, pero el caso es que un cruel vacío se había afincado en su interior.

Un día, Caperucita  fue a ver a su abuela. La anciana sufría una extraña enfermedad que no la dejaba salir de casa y su nieta la atendía con cariño y mimos. El largo camino que había para llegar a verla se había convertido ya en una rutina tediosa. Los árboles que antes la refrescaban del sol implacable apenas le daban cobijo bajo sus sombras, y el inhóspito viento del invierno le azotaba la cara  haciéndole el viaje más difícil. Sin embargo, Caperucita, seguía tenaz en su labor.  Para colmo, la mujer no se moría pero tampoco se reanimaba. La veía agonizar lentamente, sin poder remediarlo, pero no terminaba de dejar este mundo. Encima, andaba parca y antipática. Ya no era aquella dulce abuelita que mimaba a su nieta y la colmaba de besos, sino una vieja senil que de vez en cuando la trataba mal y la despreciaba.

Fue en uno de esos días en los que caminaba desalentada, arrastrando los pies y tristona, cuando el Lobo Feroz se puso delante, obstaculizándole el camino. Se cruzó de brazos, impidiéndole el paso, mirándola a los ojos y mostrándole todos sus encantos. Era un lobo fuerte, viril, seductor, que al verla pasar por su lado le susurró al oído: - ¿Dónde vas, Caperucita?
- Déjame, Lobo. Sal de mi camino – le dijo obstinada.
- Pero niña, si yo sólo quiero acompañarte. Prometo no hacerte nada -y Caperucita, que estaba frágil, se fue dejando convencer por el lobo, mientras éste le explicaba las muchas veces que la había visto pasear por el bosque y no la había atacado. La cantidad de ocasiones que le había perdonado la vida.

Y así fueron pasando los días, caminando un día tras otro: Caperucita le repetía que era un lobo feroz, que no le convenía, sin embargo, se fue dejando llevar, confiando cada vez más en su compañero. Y mientras tanto, el lobo se aguantaba, dominaba sus ganas de devorarla, pensaba en su piel deliciosa, comiéndosela poco a poco. Evocaba su olor por las noches e imaginaba cómo sabría. A medida que pasaba el tiempo, la chica se sentía cada vez más a gusto: El rubor comenzó a iluminar sus mejillas por los piropos del lobo, y ciertas cosquillas se afincaron de la boca de su estómago. Sin poder controlarlo se fue dejando seducir sin apenas darse cuenta.

Pero un día el lobo, hizo un alto en el camino. Fue honesto con ella y le confesó que estaba luchando  contra sus instintos; que su parte animal le martirizaba cada vez más frecuentemente y, sabiendo que en cualquier momento podría comérsela, le dijo que fuera ella la que decidiera si quería con él. La miró y la besó,a modo de despedida.

Para sorpresa del lobo fue Caperucita la que le devolvió aquel beso, agarrándose de su cuello. Y él la cogió en volandas sujetándola contra un árbol y llevándola a su oscura guarida, sin soltar su boca. Lamía y relamía sus femeninos labios y después saboreó su cuello. Entonces la desnudó, acariciándola con la lengua dulcemente, en vez de morderla. Lo hizo poco a poco: primero los hombros, después los brazos, más tarde el ombligo, bajando hasta los muslos.

Y cuando Caperucita yacía desnuda en el regazo del lobo, dejó que éste la devorase muy lentamente. Fue placentero, sin dolor, entregándose totalmente a aquellos dulces y feroces colmillos que ahora le daban muerte.


41 comentarios:

  1. No no no... (tengo que aguantarme y no decir aquello de "cómo ha cambiado el cuento") no es posible... Caperucita desnuda y exitada?
    Bueno, yo pasaba por aquí, pero no he visto nada, ni no no...

    Qué final! Merece mayor extensión. Me gusta pasar por aquí, cada vez más.

    Auuuuu!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. -Excitada-, perdón, y un -no- en vez de un -ni-...
      Auuu! Si es que me pones nervoso, "Cape".

      Eliminar
    2. bueno, el final era lo más importante...si no sería el mismo cuento de siempre, no crees???

      Un beso, lobezno...jaja

      Eliminar
  2. Y donde has dicho que está ese bosque?? joder con caperucita y el lobo...y a la abuela que la den por c.... no?? quien la cuidará ahora?? como vaya el lobo pá yá y se la coma también....la abuela dará palmas con las orejas ¡¡¡¡ jaaaa jaaaaa
    PD: me gusta esta versión que le has dado al cuento. Te animo a que lo hagas con más cuentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La abuela que espabile, que es una siesa de tres al cuarto. Ya lo hice con Blancanieves (en analogías). Creo que se llama Blancanieves 2012. Me quedó un poco "choni", todo hay que decirlo.

      Un besillo!

      Eliminar
  3. Esto me recuerda al chiste, ¿dónde vas Caperucita-?, a donde me sale del coño, y responde el lobo, joder cómo ha cambiado el cuento :)

    Pues eso, que ha cambiado y mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si, yo me lo sabia que se lo iba a lavar al río, pero acababa diciendo lo mismo, que cómo había cambiado el ... Ya te digo si ha cambiado! Un beso, rey!

      Eliminar
    2. Y desde entonces ahora sabemos por qué los peces huelen a pescado...jajajajajaja

      Eliminar
    3. Halaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Jajaja, más burrica....

      Eliminar
  4. UY UY UYYYYYYYYYYYY... AMIGA MUY NOVEDOSO TU CUENTO. UNA VEZ HICE UNO QUE LE LLAMÉ CAPERPUTITA TOJA JAJAJA YA TE IMAGINARAS
    UN BESO
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ver las vueltas que se le ha dado al dichoso cuento. Pues nada, súbelo en tu blog y lo leemos, no? Besos rojos!

      Eliminar
  5. Este cuento...este cuento junto a tu versión...es que éste no es un cuento para niños por mucho que lo hayamos utilizado así. Tú lo has contado mucho más cercano a su significado real, habría mucho que hablar sobre él y su verdadero trasfondo. A mí me flipa y siempre me ha parecido inquietante.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente! Una tía inteligente como tú ha visto que esta historia (y la mía aún más) está cargada de metáforas, de realidades que pasan por delante de nosotros día sí, día también.

      Me alegro de que aquí también coincidamos...jajaja.
      Besos sin caperuza.

      Eliminar
  6. La mayoría de los cuentos tienen en el fondo una labor "educativa" . Muchos de prevención. Y yo me imagino que será porque estas historias se hacen para que los padres se las lean a los niños y luego al final les expliquen lo que les puede pasar si...
    Bueno centrándome en tu cuento decirte que le has descubierto ese lado asociado a la relación entre la mujer y el hombre, y por desgracia hay muchas q concluyen como tu historía.
    Inteligente y bien escrita, Ana.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía estoy intentando saber qué es lo que hacía Blancanieves con los 7 enanitos en su casa... jajajaja.

      Perdóname la frivolidad pero vamos, que si te pones a pensar los cuentos no son más que analogías a la realidad (jaja) y al final los personajes son exactamente igual a la realidad.

      Besos!

      Eliminar
  7. ¡Menudo cuento tenía el lobo! Ya verás cuando decida que ya no quiere comerse a Caperucita porque le gusta más la Bella Durmiente... :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, pues sí, me temo que también puede ser. Y después Cenicienta y la Bella durmiente, fijo.

      Este lobooooooo...

      Besazos!

      Eliminar
  8. Por mi trabajo he conocido las versiones más variopintas que te puedas imaginar sobre este cuento en concreto, jajaja, pero jamás imaginé una como esta. Me encanta ese final, más de una caperucita hubiera deseado ser devorada así. Auhhhhh
    Un abrazo, Toc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Tocaya:

      Yo creo que este cuento ha sido adaptado para los niños pero que de toda la vida ha sido una historia de adultos, si es que no tienes más que ponerte a analizarlo para descifrar los mensajes...jajaja. Sólo espero que la próxima vez que te toque contárselo a tus niños no recuerdes mi versión (que te puede dar la risa).

      Un beso, lobita.

      Eliminar
  9. Caperucita no. Señora de Feroz. Jajaja. Reescribiendo los clásicos. Muy buena versión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es cierto! No me acordaba yo de ese chiste...jajaja. Me quedé con el río y el cómo ha cambiado el cuento.

      Un beso!

      Eliminar
  10. Me quedo con esta versión..sin duda! Besos!

    ResponderEliminar
  11. Interesante versión del clásico.

    Una versión que si lo hubieran contado nuestros padres, lo habríamos pillado a la primera.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, y dejaríamos de mortificarnos buscando al puñetero príncipe azul de los cujons...

      Eliminar
  12. Joder menudo final. Una peli de terror a su lado se queda en nada....

    Un abrazo. me ha gustado leerte de nuevo. sobretodo el efecto sorpresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, más bien yo no diría que es terror en sí, pero bueno. Un abrazo.

      Eliminar
  13. argggggggggggg estás enferma Anita ¿ahora tocamos la zoofilia? porque este lobo ¿como debo imaginarlo? un lobo tipo Crepúsculo o un lobo normal y corriente? ¿de pie o a cuatro patas? arggg bueno, yo también estoy muy enferma, así que te diré que me gustan las versiones libres y originales, y esta lo es. Así que dejemos que el lobo copule con la dulce Caperucita (¿y un menage a trois con la abuela?) y que la devore luego, que a mi me parece muy sensual y excitante, ea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mío, un trío con la abuela! Qué horror!!! Y dices tú que estás enferma???????jajajajajajaja.

      Evidentemente, va de "devoraciones" varias, y nada que ver con la zoofilia!!!

      Un besazo, taradilla!

      Eliminar
  14. Una extraña versión de Caperucita con un final ¿Triste? ¿Alegre? no me ha quedado claro jaja, me ha gustado mucho leerte. Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un final diferente, supongo. Triste y alegre al mismo tiempo...o no! jajaja.

      Besote.

      Eliminar
  15. Preferiría que no escribieras el de los tres cerditos.

    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, hombre, siempre lo puedo dar un enfoque "Chuecano"...

      Eliminar
  16. Fiuuuuuuuuuuuuuuuuu pedazo versión!! el final espectacular... fue decisión suya y murió pero contenta jajajaja qué buenooo!! como coño se me ha pasado a mí este cuento por Dios... si es que... ufff...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía yo que te iba a gustar...Joer, cómo te conozco ya! jajaja.

      Besos!

      Eliminar
  17. Muy bueno, me gustó mucho, volveré en otro momento.


    Balteu

    ResponderEliminar
  18. Se ha pedido alguien ser el lobo ya?
    Que yo tengo un rato libre los jueves

    ResponderEliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas