Subconscientes...

26 de marzo de 2014

La nueva biblioteca II (y final).




El ambiente se había templado considerablemente, y el temporal comenzaba a amainar sin ser conscientes de que la densa manta de nieve que golpeaba los cristales se ralentizaba. 

Mientras Laura emulaba todos aquellos escritos que relataban las sensaciones que ahora era capaz de percibir dentro de sí, él seguía sin dar crédito a que la situación se hubiese descontrolado de aquella manera. No había sido premeditado. Ni siquiera se había fijado en ella como mujer. Fue tan solo el impulso de besarla lo que había desencadenado la situación. Sin embargo, era incapaz de recuperar la cordura. Estaban en su lugar de trabajo, ella era menor de edad, pese a que le faltaran unos meses para cumplir los 18 y, si esto llegaba a oídos de su jefe, le pondría de patitas en la calle (si es que no le linchaban en el pueblo).  Pero muy lejos de frenar sus deseos, todo aquello le generaba aún más morbo.

La miraba, encima de él, subiendo y bajando, con el pelo revuelto y agarrada a su cuello para no perder el equilibro. Clavaba las rodillas en el sofá, arqueando su cuerpo con suaves contoneos, llevando el control de la situación, como si fuera una experta. Disfrutaba viéndola sacar todo su instinto animal, convirtiéndose en una maravillosa hembra que aprendía a manejar sus habilidades amatorias. Los susurros se convertían en gemidos y éstos en jadeos. Cada milímetro de piel que hundía en ella era recompensado con otro movimiento aún más placentero. Cada presión que él ejercía dentro de la tensa cavidad, obtenía aún mayor satisfacción. Había estado con muchas mujeres, la mayoría expertas amantes, pero ninguna de ellas le había regalado el don de descubrir su sexualidad con él.

Así permanecieron ajenos al mundo. Sumergidos en su espontáneo cubículo íntimo en donde sólo existía el goce de explorarse mutuamente. Sólo ellos, la penumbra y el temporal, que se fue tan pronto como había llegado, dejándolos expuestos a la luz de las farolas de la calle. Pero ya nada parecía importarles. Laura seguía presionándole contra aquel mullido sofá, una y otra vez, sin soltarle. Estaba absorta, concentrada en sus sensaciones, en el calor que la iba invadiendo por dentro, en sus ingles, en la boca de su vientre, extendiéndose por todo su cuerpo, como una dulce embriaguez… cuando de pronto, volvió la luz.

Sorprendidos por el parpadeo de los tubos fluorescentes, ambos resguardaron sus caras bajo el cuello del otro, permaneciendo quietos por un instante, pero tanto a Laura como a Manuel les costaba decelerar el pulso y siguieron la inercia, volviendo a besarse, agarrándose fuertemente, contoneándose una y otra vez. Faltaron apenas tres leves movimientos para que Laura consiguiera sentir por primera vez cómo algo dentro de ella estallaba en mil pedazos de placer, emergiendo de ella una caliente humedad que empapaba a Manuel, justo debajo de ella. No se dio cuenta de que él no había podido evitar impregnarla por dentro, por mucho que hubiera intentado controlarse.

Muy quietos, enroscados el uno en el otro, recuperaban el aliento que habían perdido en algún momento de aquel idilio, cuando les pareció escuchar que la puerta se abría. Se incorporaron a toda prisa buscando su ropa. Eran las 11 de la noche y Laura se temía que fuera alguien de su familia, preocupado, buscándola por todo el pueblo, pero su sorpresa fue mayor cuando vio a Basilio con los ojos fuera de las órbitas y una escopeta en la mano.
— ¡Puta! – dijo fuera de control.
— ¿Qué haces aquí?
— Así que con esta rata de alcantarilla, al parecer sí te gusta, ¿verdad?  ¿O es que yo no he sido lo suficiente para ti? ¡Zorra!
— No tiene nada que ver con eso, Basilio. Nosotros no…
 — ¡Cállate! ¡Llevo espiándote desde que empezaste a venir aquí y me he dado cuenta de cómo le mirabas! – gritaba frenético —.Y él es un hijo puta que se está aprovechando de ti. ¿Crees que no os he visto? ¡Todo! ¡Os he visto desde mi casa! ¿Pensabais que no se veía? ¡Zorra!

Mientras tanto, Manuel, se acercaba haciendo gestos para hacerle razonar, pero Basilio, con las mejillas impregnadas en lágrimas, no quiso escucharle. Le apuntó con la escopeta que su padre llevaba a las cacerías y apretó el gatillo abriéndole el pecho. El bibliotecario fue despedido hacia los cristales helados exhibiendo un desnudo torso bañado en vísceras. Laura gritaba, buscando un escondite bajo las mesas de estudio. Escuchó entonces cómo Basilio cargaba de nuevo el arma. 

Sin embargo, lejos de empezar a  perseguirla y apuntarla con la escopeta, se sentó en el mismo sitio que la pareja acababa de abandonar, notándolo aún caliente y húmedo. Miró a través de la ventana vislumbrando su habitación, desde donde lo había visto todo. Acto seguido, se apuntó directamente hacia su garganta y disparó sin pensar.


52 comentarios:

  1. Al menos se llevó una alegría antes de morir ;). Me ha encantado. Muchos detalles.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, qué rápido! Ese es mi Joaco!

    Besazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué fuerte!.... Menos mal que el pobre Manuel disfrutó de lo lindo.... Lo malo es que ella se ha quedado de golpe sin sus dos machos.... ¡qué cabrón el Basilio!...

    Un relato erotiquíiiiisimo....

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Basilio no valía ni pa' tomar por c... Por otro lado tampoco sabemos si con Manuel habría repetición o fue simplemente el calentón del momento... En fin, oye, que esto había que acabarlo de alguna manera, visto lo visto...jaja

      Besotes eróticos!

      Eliminar
  4. No me esperaba para nada este final, a ver cómo lo explica la pobre niña, pero claro, eso no nos incumbe a nosotros. En fin... Me ha gustado mucho el relato Ana. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, en estos casos al lector le importa tres cujons las explicaciones de la pobre niña, pero con decir que se quedaron encerrados, valía. Ahora, ya me estoy imaginando al forense haciéndole el análisis del ADN al pobre Manuel, la cantidad de pistas que se iba a encontrar...jajaja.

      Eliminar
  5. Creo que ante la experiencia de Manuel, Basilio tenía todas las de perder. El texto es genial y nos muestra esa etapa de la adolescencia que los hombres solo nos preocupamos por eyacular y no hacer sentir a las mujeres... El sexo como instinto vs el sexo con experiencia... el ultimo siempre gana.
    El erotismo sin dudas es tu fuerte. Me ha encantado este parrafo en lo que dices todo: "La miraba, encima de él, subiendo y bajando, con el pelo revuelto y agarrada a su cuello para no perder el equilibro. Clavaba las rodillas en el sofá, arqueando su cuerpo con suaves contoneos, llevando el control de la situación, como si fuera una experta. Disfrutaba viéndola sacar todo su instinto animal, convirtiéndose en una maravillosa hembra que aprendía a manejar sus habilidades amatorias. Los susurros se convertían en gemidos y éstos en jadeos. Cada milímetro de piel que hundía en ella era recompensado con otro movimiento aún más placentero. Cada presión que él ejercía dentro de la tensa cavidad, obtenía aún mayor satisfacción. Había estado con muchas mujeres, la mayoría expertas amantes, pero ninguna de ellas le había regalado el don de descubrir su sexualidad con él."
    Bueno creo que he sido muy extenso... y resta decir que me ha gustado mucho.
    Hoy tu mente retorcida ha buscado un trágico final...
    Enhorabuena
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me ha quedado claro qué parte del texto te ha gustado más, jaja...muy explícito, Carlos, jaja...

      Gracias por el extenso comentario, que más que eso, era casi un comentario de texto de universidad :-) Te agradezco tu tiempo, en serio, que es lo que más podemos dar. Ha sido muy halagador.

      Besazos.

      Eliminar
    2. Nada más alejado que parecer un comentario de texto de universidad. Te lo aseguro. Pero la verdad cuando lees el contexto de los dos textos ves que más allá de lo erótico, hay muchas cosas que leer entrelineas.
      Besos
      Carlos

      Eliminar
    3. Eh? Ahora me dejas en ascuas!!! Explíiiiiiiiiicamelo!

      Eliminar
    4. jajaja Pues las relaciones interpersonales, el sexo más allá del instinto, los celos pasionales a lo que llevan, la lluvia y sus efectos, el deseo, y tao tao tao... más??????

      Eliminar
    5. Y por ultimo, lo rico que debe ser follar en una biblioteca donde solo los libros sean testigos jajajajaja

      Eliminar
    6. en fin has logrado un texto redondo digno de concurso
      y YA

      Eliminar
    7. Jajaja, pues te juro que es absolútamente fictício!!!! Nada hay de real, ni siquiera el entorno de la biblioteca...

      Besos halagadores!

      Eliminar
    8. EH AHÍ EL GRAN RETO...ERES UNA EXCELENTE ESCRITORA.
      BESOS
      CARLOS

      Eliminar
    9. Al final me lo voy a creer, Carlitos...Y eso no está bien. El ego hay que tenerlo controlado, besos!

      Eliminar
  6. Felicidades Ana, has logrado lo que nadie había conseguido nunca, leer un relato erótico y terminarlo :D
    En serio, me ha gustado mucho la sutileza de los detalles, la pasión y el cariño por enriquecer el texto sin caer en la vulgaridad de tantos ejemplos eróticos novelados. N

    De verdad, muy bueno.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a un relato erótico le metes un poco de intriga, te puedo asegurar que los acabas sí o sí (independientemente de que te guste o no).

      Ya veo a quién tengo que contratar para hacerme promoción. Entre tú y Mandi tengo el departamento de márketing ya hecho.

      Besotes!!!

      Eliminar
  7. Jodó, Anita, me has dejado sin palabras!!! Vaya requiebro final!!!
    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Me estaba pareciendo una historia rosa con erotismo y al final le has dado un giro, para mí sorprendente, de 360 grados rumbo a la tragedia. Has dejado al Basilio a caer de un burro! jajaja
    Creo que la literatura erótica tiene que mantener el equilibrio para no caer en el porno. Y eso parece que lo tienes dominado, Ana.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, por Dios! Yo una historia rosa con erotismo???? yo? yo? Bueno, es cierto que hice una que empalagaba un poco pero fue por medirme a mí misma y cambiar un poco de registro pero desde luego que fue una y no más!

      La literatura erótica es bastante más complicada que la literatura porno, te lo aseguro. Anda que no he tenido que dar vueltas y vueltas para ser explícita pero no directa...jajaja. En fin, que me alegro mucho!

      Besazos!

      Eliminar
  9. Me empieza a preocupar el elevado número de muertos en éste blog. Y casi todos, tíos. Estoy por no volver, por si acaso. No me gustaría ser el siguiente XDDD
    Ana... Que me ha gustado mucho. Aunque el primer final era bonito.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, tomo nota, tranqui... Gracias por la observación y el comentario!!!

      Besotes!

      Eliminar
    2. ¿Volveremos a ver a Laura?
      Besos...

      Eliminar
    3. Quizás en otro relato, con otro nombre y otra identidad...jeje...

      Eliminar
  10. Madre mía que final! jooooooo...a pesar del giro inesperado,he disfrutado mucho de la lectura de ambas partes! besos y gracias por tu comentario en mi blog!

    ResponderEliminar
  11. Dices por ahí arriba que de alguna manera tenías que terminarlo. Y pudiendo acabarlo así, para qué ibas a andarte con mariconadas.
    De verdad que me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya sabes que yo de mariconadas, las justas, y menos en este blog.

      Besos, me alegro!

      Eliminar
  12. Vaya, qué final tan sangriento, esto no me lo esperaba. Pobre chica. Está condenada a la desgracia... Quedó estupendo el relato. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado sin palabras Toc. Impresionante final, genial descripción del momento, lo flipo una y otra vez. Me ha encantaoooo
    Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo sigo diciendo que eres una exagerá!!! Besote inflaego!!!

      Eliminar
  14. Es lo que no entiendo, si te vas a pegar un tiro hazlo en el primer paso, di que así también jodía él claro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la pasión, los celos, la ira...esos pequeños pecados capitales que nos hacen cometer locuras.

      Eliminar
  15. Pero bueno! No tenía que haber segunda parte, al final la montas y entonces das una vuelta de tuerca más y conviertes el relato erótico en un drama. Anita, estas desatada!
    Pero sí, hacía falta la segunda parte, por eso yo la buscaba jaja.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya sabes lo que es este blog, no sólo erotismo sino todo aquello que damos rienda suelta en nuestro subconsciente, y estas cosas son las que pasan cuando me dices que tenía que haber otra parte, jodía... Jajaja.

      Besotes sangrientos.

      Eliminar
  16. Un final horripilante y para nada esperado que te deja una sensación en el cuerpo que no sabría muy bien como describir. Me ha gustado el relato se sale de lo que estamos acostumbrados. Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en Subconsciencias, ya sabes que este sitio es algo lúgubre...jeje. Besotes!

      Eliminar
  17. ¡Menudo cabronazo el basilio!
    Es que no hay peor cosa que mirar y no poder participar. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues desgraciadamente, de esos hay muchos... :-)

      Besazo.

      Eliminar
  18. Drástico, tremendo y violento final que contrasta mucho con lo mostrado. En ningún momento entendí que Basilio pudiera ser algo así como un "novio" celoso y loco... Me sorprendió el fin e incluso me inunda de tristeza si profundizo en los personajes cual fueran reales...

    Aunque al final se precipita un poco, me quedo con la esencia de este erotismo bonito, literario y con duende.

    salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis por tu comentario. Como ves, llevo retraso hasta para comentar por aquí.

      Besos!

      Eliminar
  19. La cosa ha sido más o menos así: he entrado por primera vez en el blog y después de leer la primera frase ya no había vuelta atrás, y de ahí hasta el final sin darme cuenta de que se trataba de una segunda parte (!)
    ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? Si eso es cierto, la primera parte de este relato tiene que ser la bomba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja...Jorge! Y yo por qué no he comentado esto? NotengoperdóndeDiosbenito....

      Eliminar
  20. MENUDO FINAL!!!! para nada me lo esperaba, de hecho me has bajao la líbido de golpe, estas cosas pasan, hay cada loco suelto que uffff... muy fuerte. Me conoces joía... me ha encantao!!!

    ResponderEliminar
  21. Espero que el trágico final no le quitaran a la pobre las ganas de seguir practicando...
    Me ha encantado el relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, un poco traumada yo creo que sí se quedó...

      Besos y gracias!

      Eliminar
  22. Pin pan, me has dejado loca con el desenlace. Admito que estaba empezando a subirme la temperatura con tu relato... y ¡chof! me has disparado antes de llegar al clímax, jajaja. Eres cruel, muy cruel....
    Siento que no llegaras a tiempo en el concurso. Yo te daba premio "pal pelo"!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy mala, mala, pero no sabes tú cuánto!!!!

      Gracias por la intención del premio. Besotes!

      Eliminar

Tus comentarios me inspiran.

Más páginas